Las molduras  Permatti han sido proyectadas para ofrecer un rasgo de clase en el cielo-raso de P.V.C., sea para un  ambiente simple, o de lujo.

Su principal función es escuadrar la instalación del cielo-raso Permatti, además proporciona óptimo remate moldurando todo el trabajo.

Su estructura fue proyectada para hacer posible  que sea utilizada en cualquier línea de cielo-raso Permatti, o sea, en los modelos Duo, Germinado, o Nobre; que mismo siendo de espesuras diferentes reciben la misma línea de molduras con calidad y perfección en el remate.

Ese proyecto fué desarrollado con el objetivo de optimizar los estoques de nuestros clientes, que de esa forma no precisan mantener una línea de moldura específica para cada línea de cielo-raso.

Las molduras de acabamiento Permatti son fabricadas con la misma materia prima con que fabricamos el cielo-raso de P.V.C. Permatti.  Con ese proyecto se eliminan todas las posibilidades de diferencia de tonalidad entre el cielo-raso y sus acabamientos o ensambles.

Todos estos cuidados resultan en una armonía perfecta entre el cielo-raso de P.V.C. y sus acabamientos.

Acabamientos

Acabamiento tipo Rodaforro

Forma lateral recomendada para un remate simple, suministrando un acabamiento perfecto entre el cielo-raso y la pared.

Su diseño tiene la forma de una letra U, de líneas desiguales, que al ser encajado, deja la impresión de que el cielo-raso es una pieza única.

 

Acabamiento tipo Moldura

La forma lateral de la moldura es recomendada para quien quiere algo mas en su cielo-raso de P.V.C., pues además del remate de altísima calidad, decora el ambiente.

Su formato moderno tiene el diseño de una moldura que tiene semejanza a las molduras de yeso, solamente que con la práctica y calidad de el P.V.C. Permatti, es fácil de instalar, de limpiar, no es atacado por la humedad ni la retiene, y presenta extensa durabilidad.

 

Ensamble tipo H

El ensamble “H” es utilizado en las uniones centrales, donde el largo de las láminas del cielo-raso no alcanza para cubrir todo el ambiente.

La homogeneidad existente entre el ensamble y el cielo-raso de P.V.C. es tan justo que difícilmente alguien percibirá que allí existe una unión.